Hablemos, escritoras.

Póstuma

Lina Meruane · Planeta · 2000 · 201 pp

Novela

Amanda y sus amigas en una interminable partida de cartas nocturna. Una madre ausente de la cual apenas se habla. Y Renata, la niña que sólo logra penetrar el mundo de su abuela a través de la literatura, ese lugar imprecisable en la frontera del deseo. Un procedimiento de espejos convexos permite revivir la historia familiar a partir de episodios en los que se confunden testimonio y ficción: ¿Qué ha sucedido verdaderamente en cada escena y qué se ha deformado en el recuerdo? Renata intentará rescatar su biografía mientras se mira en otra niña misteriosa y cruel. Pero tal vez nos engañemos y sea Amanda quien relata cada acontecimiento. De este lado y del otro se consumen las cenizas de un recuerdo y se plantean preguntas. Y en la añoranza de un pasado que se cuenta a retazos, pero que no puede recuperarse, y en ese presente minuciosamente enfocado, los registros se alternan. Dos novelas se organizan simétricamente en una. Una sola imagen refractando el devenir de estas mujeres ligadas por la erótica y la muerte. Una imagen difusa para una escritura que sólo puede ser una práctica póstuma.